POSICIONAMIENTO A FAVOR DEL DICTAMEN EN EL QUE SE APRUEBA LA MINUTA PROYECTO DE DECRETO DE REFORMAS A DIVERSOS ARTÍCULOS DE LA CONSTITUCIÓN, EN MATERIA DE PARIDAD DE GÉNERO.

A nombre de mi Grupo Parlamentario hago uso de esta tribuna para solicitarles el voto a favor de este Dictamen, basando esta petición en las siguientes Consideraciones, antecedentes y argumentaciones:

Uno de los sustratos más importantes de La Declaración Universal de los Derechos Humanos emanada de la Organización de la Naciones Unidas, es el establecimiento de la igualdad de oportunidades, como condición ineludible para erradicar la discriminación.

Por su parte, a nivel regional, La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha señalado el deber de los Estados miembros de suprimir normas y prácticas de cualquier naturaleza, basadas en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres; y prohíbe la discriminación de la mujer mediante la aplicación de cualquier tipo de actos que entrañen un trato disparejo por simples razones de género.

En tal sentido, se considera que una Ley será “discriminatoria por su resultado” cuando su aplicación provoque un impacto diferenciado entre hombres y mujeres.

Por lo tanto, un Estado que se quiera asumir genuinamente democrático, fijará como propósitos cardinales de su perfil constitucional, la igualdad sustantiva de todos sus individuos sin distinción, y la paridad social, política y económica entre hombres y mujeres.

La igualdad de oportunidades sin cortapisas, debe ser el eje vertebrador de las transformaciones que asume un Estado responsable e inclusivo como el que busca ser el nuestro, al dar su respaldo decidido a este Dictamen.

Con este tipo de acciones buscamos el establecimiento de un nuevo contrato social y la forma de organización de la sociedad por la cual se erradica toda exclusión estructural, en particular, hacia las mujeres; además, pretendemos contribuir a garantizar un nuevo equilibrio social entre todas las personas sin distinción de género, en cuyo marco todos contraigan responsabilidades compartidas en todas las esferas de la vida pública.

Se busca lograr una participación política en condiciones de una igualdad sustancial entre hombres y mujeres, a la luz del principio pro-persona y del enriquecimiento jurídico que ha alcanzado nuestra Constitución, al influjo de los tratados internacionales en materia de Derechos Humanos.

Hechas estas consideraciones, en fecha 14 de mayo del presente año, la Cámara de Senadores aprobó con 120 votos a favor, el Proyecto de Decreto por el que se reforman los artículos 2o., 4o., 35, 41, 52, 53, 56, 94 y 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de paridad de género, turnándola a la Cámara de Diputados.

En fecha 23 de mayo del mismo año, la Cámara de Diputados aprobó el Dictamen, sin modificación alguna, remitido por la Cámara de Senadores, turnándola a los Estados para sus efectos constitucionales. Ayer, la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales de esta Soberanía, dictaminó por unanimidad de sus integrantes, aprobar la minuta proyecto de Decreto que hoy se pone a nuestra consideración en este punto del orden del Día.

Pido su voto a favor pues, de aprobarse este Dictamen, estaríamos contribuyendo a materializar lo siguiente:

  • Avanzamos de la igualdad formal, a la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres, en tres grandes aspectos:
    • Igualdad de oportunidades;
    • Igualdad de acceso a las oportunidades; e
    • Igualdad de resultados
  • Adicionalmente, con esta reforma, se avanza en la inclusión del principio de paridad de género en la elección de representantes ante los ayuntamientos con población indígena;
  • Se modifica el Artículo 4°, correspondiente a la identificación de los géneros entre hombres y mujeres;
  • En el artículo 35, primer párrafo, se cambia el vocablo “ciudadano” por ciudadanía;
  • Se modifica el artículo 41, estableciéndose la obligatoriedad de observar el principio de paridad de género en los nombramientos de las personas titulares de las secretarías de despacho del Poder Ejecutivo Federal y sus equivalentes en las Entidades, así como en los organismos autónomos y en la postulación de candidaturas de los partidos políticos;
  1. Se modifican los artículos 52, 53 y 56 para dotarlos de un lenguaje incluyente, agregando los términos de “Diputadas, Senadoras y Candidatas”; y el mismo texto incluyente en el artículo 94 para los 11 integrantes de la Suprema Corte denominando mujeres y hombres de manera indistinta, y estableciéndose la obligatoriedad de ponderar el principio de paridad de género en la integración de los órganos jurisdiccionales del Poder Judicial mediante concursos abiertos;
  • Mientras que la reforma al artículo 115, plantea dos modificaciones: la primera atiende al lenguaje incluyente agregando el término “presidenta;” y la segunda, para instalar el principio de paridad de manera horizontal y vertical a nivel municipal, reconocido como un principio constitucional.

Consideramos que con base a lo anterior, nos encaminamos a alcanzar un efecto útil y material del principio de paridad de género, un lenguaje incluyente, posibilitando con ello velar de manera efectiva e integral por el cumplimiento de las obligaciones de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de las mujeres.

Por todo lo antes expuesto, nuestro Grupo Parlamentario solicita el voto de todos Ustedes, a favor de este Dictamen.

Muchas Gracias

 

Siguenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *