CON EL PERMISO DE LOS INTEGRANTES DE LA MESA DIRECTIVA, ASÍ COMO DE LA DIPUTADA PRESIDENTA, LEGISLADORES QUE SE ENCUENTRAN EN ESTA SESIÓN EN LÍNEA, Y LAS PERSONAS QUE NOS SIGUEN A TRAVÉS DE LAS DIFERENTES PLATAFORMAS DE COMUNICACIÓN.

Mucho se ha hablado, desde la aparición del primer caso de coronavirus en México, hasta hoy en día, sobre las dificultades y los estragos en materias de salud y financieros que ha dejado a su paso el coronavirus en nuestro país.

En esta ocasión, me referiré a los estragos económicos en perjuicio de los usuarios del sistema eléctrico en México; hablaré de las complicaciones del tipo económico que han tenido los usuarios y, sobre las determinaciones que para efecto de mitigar o tratar de no afectar a dichos usuarios, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha acordado como apoyo a las familias mexicanas, así como sobre el apoyo al sector trabajador electricista a fin de que les sean garantes sus derechos para cumplir con sus obligaciones laborales con apego a las medidas de seguridad sanitaria emitidas por la Secretaría de Salud.

En ese sentido, diputadas y diputados, ciudadanas y ciudadanos guanajuatenses, mexicanas y mexicanos; el poder público, ejercido por el gobierno en todos sus ámbitos, debe actuar de tal manera que garantice a cada sector de la población y a cada ciudadana y ciudadano de nuestro país, el respeto a los derechos humanos consagrados en nuestra carta magna.

Con esa premisa, es sabido por todos nosotros que ante la entrada del coronavirus a México, los gobiernos, en sus tres ámbitos, como lo son el federal, el estatal y el municipal, han tomado medidas y acciones encaminadas a mitigar la crisis económica y de salud que todavía en estos momentos cobra gran auge en todo el territorio nacional; por esta razón, en particular, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público emitió el ACUERDO 39/2020, mismo que fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 17 de abril del año en curso, mediante el cual SE DETERMINA EL MECANISMO DE FIJACIÓN DE TARIFAS FINALES DE ENERGÍA ELÉCTRICA DEL SUMINISTRO BÁSICO A USUARIOS DOMÉSTICOS, POR EL PERIODO QUE SE INDICA, CON MOTIVO DE LA EMERGENCIA SANITARIA POR CAUSA DE FUERZA MAYOR DERIVADA DE LA EPIDEMIA DE ENFERMEDAD GENERADA POR EL VIRUS SARS-CoV2 (COVID-19).

En dicho acuerdo se estableció que, como apoyo a las familias, se eliminarían los límites del alto consumo eléctrico durante el período comprendido del 30 de marzo de 2020 y hasta 7 días naturales posteriores a que la autoridad competente dé por terminada la declaratoria de emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor generada por el virus SARS-CoV2, en tanto, no serán considerados los consumos de energía eléctrica realizados por los usuarios domésticos en la determinación de lo establecido en el numeral 3. CONSUMO MENSUAL PROMEDIO, de la Tarifa DAC, Servicio Doméstico de Alto Consumo, prevista en el Artículo Primero del “Acuerdo por el que se autorizan las tarifas finales de energía eléctrica del suministro básico a usuarios domésticos”, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 30 de noviembre de 2017 y modificado mediante diverso publicado en el citado órgano de difusión oficial el 28 de diciembre de 2018.

Al efecto, es obvio pensar que los consumos y, por ende, los cobros de energía eléctrica van al alza, duplicándose o triplicándose en detrimento de la economía familiar, pues, la ciudadanía, al cumplir con el resguardo en casa y con la cuarentena para evitar la propagación de contagios de Covid-19 pasa más tiempo en sus hogares lo que incrementa el consumo de energía eléctrica. Pues el resguardo domiciliario, como medida para mitigar la dispersión y transmisión del COVID-19 recomendada por la Secretaría de Salud, provoca que la población se mantenga dentro de su domicilio, lo que genera modificaciones en el patrón de consumo de los usuarios domésticos, mediante un incremento en el consumo de energía eléctrica.

Ante esta circunstancia, considerando que en algunos casos las personas han quedado desempleados y no cuentan con ingresos económicos o bien, en otros casos más, los ingresos económicos familiares se han reducido en comparación a los que normalmente venían percibiendo, el objeto del acuerdo citado conlleva que no se considere el consumo de energía eléctrica de usuarios del servicio doméstico con fines de reclasificación a la Tarifa DAC-Alto Consumo. Por lo que se debe permitir la permanencia de quienes se excedan de los límites del alto consumo, en una tarifa de bajo consumo, como lo son las identificadas como 1, 1A, 1B, 1C, 1D, 1E y 1F.

Es precisamente en esta parte, en la que las diputadas y los diputados del GPPRI hacemos un llamado a la Comisión Federal de Electricidad, a su Director General Manuel Barlett Díaz para que se respete íntegramente el acuerdo de referencia a lo largo y ancho de nuestro país y no se carguen a los estados de cuenta o recibos de luz de los usuarios de este servicio, cargos por exceder los límites de alto consumo, en una tarifa de bajo consumo, en favor de las familias mexicanas, sujetándose a los criterios jurisprudenciales emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el sentido de que el acceso a la energía eléctrica debe reconocerse como un derecho humano por ser un presupuesto indispensable para el goce de múltiples derechos fundamentales.

Sumado a lo anterior, resulta indispensable hacer mención de que dentro de las actividades consideradas o denominadas esenciales está la de “conservación, mantenimiento y reparación de la infraestructura crítica que asegura la producción y distribución de servicios indispensables”, este caso, la energía eléctrica.

En ese sentido, los trabajadores del sector electricista deben llevar a cabo sus labores con apego a las medidas de seguridad sanitarias que ha recomendado la Secretaría de Salud; por lo que las y los diputados del Grupo Parlamentario del PRI, también exhortamos a la Comisión Federal de Electricidad a garantizar y extremar dichas medidas en favor de sus trabajadores, dotándoles de los enseres sanitarios, así como de los suficientes para llevar a cabo sus labores de manera puntual y eficiente con apego a las estipuladas en el contrato colectivo de trabajo 2018-2020 entre la Comisión Federal de Electricidad y el Sindicato Único de Trabajadores electricistas de la República Mexicana, a fin de salvaguardar su salud y hacer más eficiente su correcta actividad laboral, dando cabal cumplimiento a lo establecido por el artículo 132, fracciones I, III, IV y XVI, de la Ley Federal del trabajo, en el sentido de proporcionar a los trabajadores los útiles, instrumentos y materiales necesarios para la ejecución del trabajo, debiendo darlos de buena calidad, en buen estado y reponerlos tan pronto como dejen de ser eficientes, así como operar de conformidad con las normas oficiales en materia de seguridad, salud, entre otras.

ES CUANTO SEÑORA PRESIDENTA, ¡BUENAS TARDES Y GRACIAS A TODOS POR SU ATENCIÓN!

Siguenos